10 Grandes (y locas) películas que nunca se rodaron

10 Grandes (y locas) películas que nunca se rodaron

El rodaje de una película nunca es fácil. Incluso las producciones más pequeñas e independientes tienen detrás un trabajo abrumador. Rodar una película es como crear una gran sinfonía, es la mezcla de decenas de personas y equipos artísticos que unen su talento para una finalidad común. Todo ello bajo el “maestro de ceremonias” en este caso el director que a su vez tiene sobre sus hombros el peso de los productores. A lo largo de la historia, muchos directores han querido llevar a buen puerto producciones de todo tipo. Películas muy personales, verdaderos caprichos, producciones muy ambiciosas o directamente peliculas que ya pintaban a absurdas y a posible desastre desde su guión. Producciones en cierto modo malditas por infinidad de problemas y vicisitudes que nunca llegaron a ver la luz. Proyectos que quizás hoy día podrían ser considerados auténticos películones u obras de culto. Pero nunca lo sabremos, sólo sabemos que existieron las intenciones e ideas de algunos directores, productores y guionistas locos con ganas de llevar a la gran pantalla sus más ambiciosas propuestas.

Pues bien, de todo ello vamos a hablar en este especial 100% cinéfilo. Películas de grandes directores que no pasaron de su fase de pre-producción (algunas ni eso). Ideas muy locas que os volarán la cabeza y que sin embargo pagaríamos un riñon por haberlas visto. Verdaderas locuras salidas de la mente de genios o locos, o quizás ambas cosas. Si queréis saber qué más tienen en común aparte de su profesión gente como Hitchcock, Kubrick, Spielberg, Boorman, Cameron, Verhoeven, Miller o Burton entre otros, estáis en el lugar adecuado. Poneros cómodos porque vamos a repasar algunas de las producciones más ambiciosas, absurdas y a la vez deseables de la historia del cine.

1 – Alfred Hitchcock y ‘Caleidoscopio’.
Comenzamos nada más y nada menos que con el maestro del suspense. Un tipo de lo más particular con muchas manías y obsesiones, algunas ya conocidas por todos como por ejemplo su obsesión por las rubias. Sin embargo lo que quizás no sea tan conocido por todos es una película que intentó llevar a cabo a finales de los años 60 bajo el título provisional de Frenzy, también conocida como Kaleidoscope (Caleidoscopio). Hitchcock en aquellos años venía de rodar Marnie la Ladrona y Cortina Rasgada, dos películas que no tuvieron el beneplácito del público y éxito esperado, algo que afectó bastante al cineasta anímicamente. Gente cercana al director británico insinuaron que quizás su cine se estaba quedando algo anticuado ante lo que el público de esa época deseaba ver en la gran pantalla. El público pedía algo con más emociones fuertes. Dicho y hecho, Hitchcock siempre tan perfeccionista y siempre intentando dar lo mejor de sí mismo aprendió de dichos varapalos. Por aquellos años venía disfrutando de películas que llegaban de su vieja y querida Europa, películas que resultaban mucho más trasgresoras, y allí consiguió su inspiración. Una de las que más le marcó fue Blow Up de 1966 de Michelangelo Antonioni.

Así pues surgió la idea de rodar una película en 4 secuencias principales que narrarían la historia de un psicópata británico, ex-militar y obsesionado con el culturismo que asesinaba a mujeres en lugares donde el agua siempre era un denomidor común. Lo llamativo de este proyecto es que Hitchcock iba a por todas y la película iba a ser una vorágine de violencia explícita, con muchos desnudos y cierto componente homosexual. Se llegaron a rodar escenas del filme y gente como su amigo, el cineasta François Truffaut,  quedó muy impactado ante lo que Hitchcock quería ofrecer en dicha película. Para el guión esperaba contar con Robert Bloch (autor de la novela en la que se basó Psicosis), y con Samuel A. Taylor y Alec Coppel (autores del guión de otra de sus grandes películas, Vértigo).
Además quería a Michael Caine como protagonista y parece ser que el actor estaba más que dispuesto de trabajar con Hitchcock. El director le prometó a la Universal, la Major con la que estaba realizando sus películas por aquellos años, que la película no costaría más de un millón de dólares. Pero tras presentar bosquejos del guión y rodar algunas escenas (sin sonido), la Universal paralizó el proyecto e incluso llegó a decirle a Hitchcock que esta película podría destruir su imagen como cineasta por ser tan turbia y enfermiza. El proyecto se quedó en un intento de ver un Hitchcock más descarnado y pasado de rosca. Sin embargo muchas cosas del mismo sí que fueron llevadas en cierta medida años después a su película Frenesí, por lo que no todo quedó completamente olvidado y descartado.

2 – Stanley Kubrick y ‘Napoleón’.Pasamos de un genio a otro. Entramos ahora en una de las películas más ambiciosas jamás llevadas a cabo. El gran Stanley Kubrick intentó llevar a la gran pantalla la que pretendía ser una de las películas más grandes de la historia del cine. Una epopeya histórica centrada en la vida de Napoleón Bonaparte. La idea de llevar a cabo tan magno proyecto surgió a finales de los años 60 en la post-producción de ‘2001 Una Odisea en el Espacio’, la obsesión por este personaje por parte del director le siguió toda su carrera, era tal que le llevó gran parte de su vida documentarse y preparar dicha pre-producción con el ya sabido nivel de exigencia que acostumbraba a tener este cineasta.

Stanley Kubrick en el rodaje de Barry Lyndon

El “Napoleón” de Kubrick iba a ser a la vez un estudio del personaje y una epopeya espectacular, repleta de grandiosas escenas de batallas con miles de extras (se hablaba de 50.000 extras en las batallas, 40.000 extras para soldados de infantería y 10.000 extras para caballería, y por supuesto reales, obviamente nada de infografía). Para escribir el guión original, Kubrick se embarcó en una intensa investigación; con la ayuda de una docena de asistentes y un especialista de Oxford en Napoleón, acumuló tal cantidad de información que a día de hoy se puede conseguir gran parte de ella gracias a la publicación de un libro sobre dicha producción. El material de pre-producción consta aproximadamente 15.000 fotografías de búsqueda de localizaciones y 17.000 diapositivas de imaginería napoleónica. Ni una piedra quedó por remover en la indagación casi obsesiva de Kubrick por sacar a la luz toda pieza de información que la historia tuviera para ofrecer a su versión de Napoleón.

Incluso tenía en mente gran parte del reparto, con estrellas de la talla de Alec Guinness, Lawrence Olivier, Charlotte Rampling, David Hemmings (que sería el propio Napoleón) o incluso Audrey Hepburn para el papel de Josefina. Pero, desgraciadamente, la película de Kubrick no llegó a buen puerto, lo desmesurado de su producción haría que tuviera unos costes de producción altísimos y los estudios de cine, primero M.G.M. y luego United Artists, decidieron que esa empresa era demasiado arriesgada en un momento en que las epopeyas históricas no estaban de moda. Además por aquellos años ya se había realizado la película ‘Waterloo’ que si bien no era tan ambiciosa como lo que Kubrick tenía en mente, las Majors pensaron que el personaje ya estaba tocado en cine de forma reciente y que no sería rentable ni interesante para el público. Para los curiosos e interesados tenéis un libro que recoje toda esta pre-producción que podéis encontrar en Amazon.

3 – Alejandro Jodorosky y ‘Dune’.Vamos ahora a 1974 con otra película que llegaba con la intención según su propio director de cambiar las mentes del mundo y alcanzar un estado superior de inteligencia. Con esta intención tan “modesta” el chileno Alejandro Jodorosky se aventuró a llevar a la gran pantalla la obra de fantasía/ciencia ficción ‘Dune’ de Frank Herbert. Pero claro, no estamos hablando de adaptar la obra de dicho escritor persé, sino de mostrar su propia visión y versión de dicha historia. Jodorosky siempre ha sido un tipo de lo más particular, a medio camino entre un genio incomprendido y un charlatan a quien la droga de los 60 y 70 le hizo mucho daño. Creó su propia filosofía de vida a medio camino entre lo místico y lo absurdo.

Diseños creados por Moebius para Dune

El proyecto como no podía ser menos, era una auténtica locura desde sus cimientos. Para comenzar a todos los implicados en esta película que sería algo mucho más trascendente que el mero cine, Jodorosky los llamó sus “guerreros espirituales”. Porque como hemos citado anteriormente su intención con esta película era cambiar las conciencias del mundo. Y para ello intentó contar con los artistas más reputados del momento para que todos aportaran parte de su sello en esta epopeya espacial. Así da comienzo una de las pre-producciones más surrealistas de la historia del cine. Posiblemente nadie confió nunca en este proyecto más allá del propio Jodorosky, por su complejidad, mezcla de conceptos locos y por la cantidad de choques de egos que se dieron lugar.

Para empezar con las excentricidades se fueron a un castillo para escribir el guión, un lugar lleno de espiritualidad según el director que ayudaría a crear la historia adecuada. En plena escritura del guión cae en sus manos un cómic de Blueberry y queda prendado de sus diseños, por lo que piensa que su creador, Moebius, es el hombre adecuado para realizar (como así ocurre) el Storyboard del proyecto. El director le dio libertad creativa para crear todo el universo de Dune. Algo a lo que un tipo tan creativo y vanguardista como era Moebius no pudo resistirse.

A Moebius se le une Dan O’Bannon un tipo que llama la atención de Jodorosky tras ver Dark Star una película de bajo presupuesto dirigida por John Carpenter en la cual O Bannon había ayudado con el guión y todo el apartado visual. No hay dos sin tres y a estos dos iconos que darían aspecto artístico a la película se les une otro grande, H.R. Giger, el papá y creador de los diseños y el universo de la saga Alien. De hecho O Bannon y Giger años después estarían involucrados en Alien. Pues ya con este equipazo a nivel artístico (O Bannon diseñaría la tecnología y vestuario, Giger diseñaría las criaturas y personajes) se uniría el ilustrador Chris Foss (encargado de crear los vehículos y naves). Jodorosky tenía parte de sus guerreros espirituales, al menos los que darían alma visual a semejante proyecto. También contactó con Douglas Trumbull, una eminencia de los efectos especiales que por aquel entonces había hecho los FXs de ‘2001 Una Odisea en el Espacio’ de Kubrick. Pero las negociaciones no llegaron a buen puerto. A todo artista que declinaba la oferta de Jodorosky éste afirmaba después que tal persona no era digna de formar parte de sus guerreros de luz. Así, tal cual.

Nave creada por el artista Chris Foss para Dune

El pintor del surrealismo Salvador Dalí también iba a aparecer en la película interpretando al Emperador.  Dalí era un tipo que en su vida privada era de lo más particular y tenía un ego desmedido, rodeado siempre de gente a quién él consideraba artistas y se negaba a relacionarse con gente que no fuera según sus palabras “dignamente creativa”. La propuesta de Jodorosky por marciana se ganó su atención e interés y sólo le puso una condición al director para salir en su película, ser el artista mejor pagado de Hollywood. Llegaron a un acuerdo de pagarle en función de su metraje y aparición en pantalla, por lo que se optó por que saliera 3 minutos en todo el filme, algo que costaría nada más y nada menos que 300.000 dólares en total. No contento con esto también quiso a nada menos que a Orson Wells, que le asesoraría técnicamente y también trabajaría como actor en el papel de el Barón Harkonnen. Todo el proyecto estaba siendo financiado con inversion privada a cargo de grandes artistas de la época, como John Lennon con quién Jodorosky tenía una gran relación de amistad. Para la banda sonora se quiso contar nada más y nada menos que con la banda de rock progresivo Pink Floyd con los que sin embargo no se llegó a un acuerdo creativo.

Toda la parte de pre-producción hizo que el presupuesto con el que se contaba hasta ese momento volara sin apenas haber llegado a rodar nada, más allá de la creación artística de los diseños conceptuales y las reuniones para la elaboración del guión y contrato de diferentes artistas. Con todo ello Jodorosky crea un enorme libro de cientos de páginas donde se puede ver los bocetos artísticos y el guión de la película, y lo lleva a numerosas Majors de Hollywood para conseguir financiación. Algunas productoras se mostraron interesadas ante dicho proyecto pero le pidieron ciertas concesiones a Jodorosky que él no aceptó. Y es que ojo a esto, Jodorosky quería hacer una película de más de 12 horas de duración de forma continuada. Algo que era absurdo a todas luces, finalmente el proyecto se quedó en ese enorme libro de arte y guión que podemos ver en un documental donde se habla de todo este loco proyecto de manos del mismísimo Jodorosky, y que os recomiendo encarecidamente desde aquí. Una joya en sí mismo.

4 – The Beatles,  John Boorman y ‘El Señor de los Anillos’.Pasamos ahora de un proyecto de ciencia ficción a uno de fantasía. Antes de que Peter Jackson llevara a la gran pantalla la obra épica de J.R.R. Tolkien existieron diversos intentos por adaptar la Tierra Media al cine. De todos ellos caben destacar dos de lo más peculiar. Finalizando ya los años 60 el mítico John Lennon confeso y reconocido admirador de la obra de Tolkien intentó llevar a cine una versión de El Señor de los Anillos interpretada por ellos mismos, The Beatles, donde el propio Lennon iba a ser Gollum, George Harrison habría interpretado a Gandalf, Paul McCartney a Frodo y Ringo Starr habría hecho de Sam.

Por el año 1967 Lennon contactó con Stanley Kubrick para que éste se encargara de dirigir la película. El director se mostró interesado pero no se llegó a ningún acuerdo formal, pues todo estaba aún tanteándose. Como no podía ser de otra manera sería un filme musical e iba a ser la siguiente película de The Beatles tras Help!. Lennon comenzó a mover todo pero por aquellos años Tolkien aún no había vendido los derechos de su obra y el escritor al enterarse de la idea de dicha adaptación no se mostró muy participativo y rechazó el proyecto y que éste se llevara a cabo.

Poco después, allá por el año 1969 Tolkien vendió los derechos cinematográficos de su obra a United Artist por unos 104.000 $. Un año desspués la Major contactó con el director John Boorman para rodar una película de El Señor de los Anillos. Boorman aceptó y comenzó a escribir el guión junto a su hombre de confianza, Rospo Pallenberg. Ambos condensaron la obra de Tolkien en una película que duraría unas 2 horas y media. El problema fue que desvirtuaron por completo la esencia del libro. Ya no sólo se comieron pasajes imprescindibles si no que la historia estaba repleta de escenas surrealistas y que nada tenían que ver con la visión de Tolkien.

Por poner unos ejemplos; en el guión de Booman se daban escenas como: momentos entre Aragorn y Eowyn (no Arwen), donde se describía los encuentros de ambos personajes con una gran carga sexual. Para resolver el acertijo de la puerta de Moria, Gandalf enterraba a Gimli, realizando un ritual primitivo de renacimiento, golpeándolo e insultándolo hasta que el enano recupera recuerdos olvidados, entre ellos las antiguas contraseñas de los enanos. Había una escena de Galadriel seduciendo a Frodo en Lórien antes de mirar en el espejo y en la cual el hobbit acababa prendado de sus encantos y consumaba con ella. Los Nazgûl montaban caballos descarnados sin piel. O toda la parte de Moria donde la compañía del Anillo entraba en una especie de sueño lisérgico tras oir los tambores de los Orcos.  Todo esto llegó a manos de Tolkien quien quedó horrorizado ante semejante guión e incluso la propia United Artist reconoció la locura de aquel guión y el proyecto quedó guardado en un cajón en el que continúa olvidado a día de hoy.

5 – Steven Spielberg y ‘Night Skies’.

Después del éxito de ‘Encuentros en la Tercera Fase’ Spielberg aún tenía ganas de hacer más películas basadas en fenomenología OVNI de la que siempre ha sido un confeso seguidor. Justo después de dicha película Spielberg se embarcó en una producción llamada “Watch the Skies” dicho proyecto al poco tiempo por problemas de derechos cambió de nombre a “Night Skies”. La película tendría como base a una familia que vivía en una granja rural la cual era aterrorizada por unos alienígenas. El argumento estaría basado en unos hechos reales que tuvieron lugar en Kentucky en el año de 1955. Esta historia también es conocida por el libro llamado “Kelly-hopkinsville Encouter”, Spielberg adoraba ese libro desde adolescente, por lo que buscó gente que le ayudara con la escritura del guión para llevarlo a la gran pantalla con garantías. Para la creación de los efectos especiales de los aliens contaría con el talento de nada más y nada menos que el gran Rick Baker.

La película contaría con un total de 5 aliens, aunque originalmente la idea prevista es que  fueran 11. Cada uno de estos seres tendría un aspecto identificativo y su propia personalidad. Se sabe incluso los nombres de los mismos, como por ejemplo Scar que sería el principal villano de la función. Scar tendría a sus ordenes a dos aliens llamados Hoodoo y Klud, que seguirían todas sus malas acciones ciegamente. Sin embargo existía otro alien llamado Squirt, que era un alienígena adorable e interesado por los comics en el mundo humano. El quinto y último alien era el más importante para la trama, su nombre era Buddy. Este en vez de aterrorizar a la familia se mostraba curioso y cercano y acabaría haciendo buenas migas con el niño autista de la familia. Al final de la película Buddy se enfrentaría a Scar por ir en contra de sus decisiones violentas. Durante este climax otra especie de alienígenas aparecía en escena y acababan con los malvados Aliens. La película terminaba con Buddy siendo abandonado en los bosques de la tierra.

Diseños de los Aliens creados por Rick Baker para Night Skies

Spielberg en aquellos años mientras maquinaba dicha idea comenzó el rodaje de ‘En Busca del Arca Perdida’.  Cierto día, en pleno rodaje Melissa Mathison novia y después esposa de Harrison Ford visito el set, Melissa era escritora y Spielberg en uno de los descansos le leyó el guion de “Night Skies”. A Melissa le gustaba especialmente el concepto de que el alien Buddy fuera bueno y que tuviera cierto afecto emocional con el niño, el cual no pasaba por buenos momentos familiares. Le sugirió a Spielberg que podría centrar la película solo en dicha parte y así darle otro enfoque distinto al de ‘Encuentros en la Tercera Fase’. Spielberg desechó el guion de “Night Skies” y contrató a Melissa Mathison para que re-escribiera el guion junto con él, el cual poco después se acabaría convirtiendo en el guión de la película E.T El Extraterrestre’.

En este caso algo se pudo salvar de ducha producción que nunca vio la luz. Night Skies acabó siendo el germen de una de las películas más icónicas del director. Sin embargo Rick Baker ya había creado algunos de los diseños de los alienígenas y gastado gran parte de su tiempo y dinero en ellos. Baker se enemistó con Spielberg, aunque Spielberg siguió contando con él para los FXs de E.T. Baker estaba muy molesto y no aceptó el trabajo. Finalmente Spielberg acabó contratando a Carlo Rambaldi con quien ya había trabajado en Encuentros en la Tercera Fase y que sería finalmente el papá del diseño de E.T.

6 – Tim Burton y ‘Superman Lives’.

Dentro de todas las adaptaciones del noveno arte al cine sin duda la más surrealista es la versión de Superman que Tim Burton quiso realizar a finales de los años 90. Protagonizada por Nicolas Cage como Clark Kent/ Superman y con Kevin Smith como guionista. En aquella época Tim Burton tenía todo el prestigio del mundo, prestigio que por otro lado ha perdido en los últimos años. Burton venía de triunfar con sus versiones muy personales de Batman, que fueron un éxito de crítica y público. Todo parecía ideal para que adaptara también otro de los buques insignia de DC Cómics, nada menos que Superman, craso error.

Al proyecto se une Kevin Smith, confeso fan del mundo del cómic que también por aquellos años venía de triunfar con Clerks y a quién se le ofrece la oportunidad de escribir un guión para una película de Superman, dado su nivel y conocimiento sobre el personaje Kryptoniano. Smith se pone a ello y escribe el guión con su particular estilo, sin embargo el guión no es bien recibido por los productores, uno de ellos, Jon Peters le sugirió ciertos cambios al guión, con ideas muy locas. Como por ejemplo, que Superman tuviera un enfrentamiento con una araña gigante (a modo de curiosidad Peters fue el mismo productor de Wild Wild West y por sus narices al final consiguió meter una araña gigante en una película, aunque fuera mecánica).

La imagen habla por sí misma

También quería que Superman no volara en toda la película ¿? Que escribiera una escena en la que Brainiac pelea contra osos polares en la Fortaleza de la Soledad. O que Brainiac le obsequiara a Lex Luthor un perro del espacio entre otras ideas surrealistas. Se cuenta que las reuniones creativas entre Burton, Smith y Peters eran dignas de enmarcar por las ideas absurdas (especialmente por parte de Peters) que salían a relucir. Con todas estas propuestas que no iban a ninguna parte el proyecto comenzaba a hacer aguas. Warner no lo veía viable, era más un capricho de un productor loco que una idea respetuosa y bien estructurada sobre Superman por parte de una Major.

Del guión de Smith se acabó rescatando poco, unido a las locas ideas que ofrecía el productor y el poco ojo que tuvo Burton a la hora de elegir al protagonista, Nicolas Cage, la cosa no pintaba nada bien. Ya las primeras pruebas de cámara fueron un desastre, con un Cage con pelazo y un traje de Superman horrible. Poco a poco todo el revoltijo sin sentido en lo que se convirtió este proyecto culminó en la cancelación de dicho rodaje, porque no tenía ni pies ni cabeza. Por suerte hay un documental que recoge todo este caos creativo que fue intentar llevar esta adaptación de Superman a la gran pantalla y que os recomendamos desde aquí.

7 – George Miller y ‘La Liga de la Justicia’.No abandonamos las adaptaciones al cine desde el panorama comiquero. Allá por el año 2007 el reputado director de Mad Max: Fury Road  se embarcó en un ambicioso proyecto para llevar a cabo la Liga de la Justicia que llevaría como sobrenombre Mortal. La historia se inspiraba en un arco argumental escrito por Mark Waid para los cómics, concretamente inspirado en la mítica obra Torre de Babel.

Para ello Miller quería un reparto de actores desconocidos para los roles superheróicos. El presupuesto se presumía muy holgado, se hablaba de más de 250 millones de dólares. Ya estaban realizados los storyborads a cargo del artista Matt Hatton y hasta se sabía que gran parte se rodaría en Australia. Por desgracia justo cuando iba a dar comienzo dicho rodaje, diversos problemas burocráticos, la huelga de guionistas y falta de disponibilidad y agenda dieron al traste con este proyecto que a todas luces pintaba cuanto menos interesante. El guión se filtró años después en internet y todo aquel que ha tenido la oportunidad de leerlo confirmó que habría sido algo realmente espectacular de ver. Una lástima.

8 – Cannon Group, Cameron y ‘Spider-Man’.También Marvel tuvo sus proyectos  locos. Todo comenzó a mediados de los años 80 cuando Menahem Golan y Yoram Globus los mandamases de la mítica Cannon Group compraron los derechos de Spiderman a Stan Lee por unos 350.000 dólares. La idea era hacer una película del trepamuros que en un inicio iba a dirigir Tobe Hooper (La Matanza de Texas) aunque finalmente fue descartado. También se le ofreció el proyecto a Albert Pyun (Capitán América, la mala). Tampoco llegó a buen puerto, decidieron entonces entrar en conversaciones con James Cameron que venía de triunfar con Terminator. Sólo se consiguieron unas conversaciones preliminares, pero Golan y Globus eran tan particulares que comenzaron a promocionar dicha película con Cameron en la dirección. Además también anunciaron el falso fichaje de Arnold Schwarzenegger como el Doctor Octopus. Toda esta falsa enfadó mucho a Cameron, ya que no se había llegado a ningún acuerdo formal, ni tan siquiera existía un guión con el que trabajar.

Tras esto Cameron comienza a escribir un guión de Spiderman pero decide irse con el mismo a la productora Carolco. Esto da inicio a una sucesión de demandas legales entre diferentes compañías. Cannon demandó a Carolco, y a su vez Carolco demandó a Viacom y Columbia Pictures que tenían los derechos del personaje para el mercado doméstico. A su vez 20th Century Fox demandó a James Cameron por incumplir un contrado de exclusividad.

En el año 1995 Carolco entra en bancarrota y Marvel prácticamente igual, sin embargo Marvel para poder salvarse decide vender innumerables franquicias de su propia cosecha a otras Majors, algo que dura hasta hoy día. Como por ejemplo, vendieron los derechos de Spiderman a Sony. A su vez Cannon también entró en quiebra y desapareció. Se presupone entonces vía libre para llevar a cabo el guión escrito por Cameron, guión que puede leerse hoy día por internet en inglés.

Storyboard creado por James Cameron

Dentro de las muchas ideas que proponía Cameron en su película era que estaría narrada por la voz en off  del propio Peter Parker, siendo un personaje que se queja de su día a día, de que su nombre nunca sale bien escrito en el Daily Bugle,  que es virgen y cuya secuencia de transformación, tras la preceptiva picadura de la araña radiactiva, iba a ser como “una pesadilla de horror biológico al más puro estilo de David Lynch”. Schwarzenegger iba a encarnar a Electro, las telarañas de Spiderman eran segregadas por él mismo, mediante unas glándulas que crecen en sus muñecas, en  lugar d sere disparadas por lanzarredes mecánicos como ocurre en los cómics (algo que Sam Raimi posiblemente se llevó de dicho guión para su película).

El tramo final ocurriría en las Torres Gemelas (que por aquel entonces aún existían) contra Elecro y El Hombre de Arena. También había lugar para ideas locas, como una escena de sexo con Mary Jane sobre una telaraña siguiendo las pautas de apareamiento arácnido ¿?.  Incluso Cameron llegó a realizar diversos storyboard que se pueden encontrar por internet. Finalmente el proyecto quedó en nada y el resultado final es el que todos conocemos hoy, la posterior versión de Spiderman de Sam Raimi.

9 – Paul Verhoeven, Schwarzenegger y ‘Las Cruzadas’.Seguimos en los años 90. Paul Verhoeven y Arnold Schwarzenegger venían del éxito conjunto con Desafío Total. La experiencia del rodaje había sido excelente y ambos artistas quedaron en volver a trabajar juntos. Dicho y hecho, un año después, el actor austríaco le habló a Verhoeven de un guión ambientado en las Cruzadas que había leído y que pintaba interesante. Verhoeven aceptó la propuesta y junto a su guionista de confianza, Walon Green se involucraron en dicho proyecto. La historia llevaría a Schwarzenegger a Tierra Santa interpretando a un pícaro de nombre Hagen que se vería envuelto en las batallas de las Cruzadas.

Verhoeven y Schwarzenegger en el rodaje de Desafío Total

El título del filme era Crusade y su rodaje se iba a llevar a cabo en Inglaterra, España, Portugal y Marruecos en el verano de 1994. La intención era hacer una película épica de unas 2 horas y 15 minutos de duración, donde Canal Plus Francia iba a aportar gran parte del presupuesto, estimado en unos  100 millones de dólares. A este desorbitado presupuesto había que unirle la intención de Verhoeven que era hacer una película con Calificación R, donde se mostraría toda la crudeza de las batallas en Tierra Santa con abundante sangre, desmembramientos y todo tipo de momentos de gran violencia. Algo por otra parte marca de la casa de este director. En el año 1998 la web Ain´t Cool News describe dicho guión como el mayor guión no producido de toda la década de los 90. Una historia tremendamente épica.

El proyecto comenzó a venirse abajo en una de las reuniones que tuvieron director y actor con la Major Carolco, que financiaría el proyecto. La Major les dijo que 100 millones de dólares era mucho dinero y más para una película para adultos. En cierto modo les exigieron que tenían que afirmarles o darles algún tipo de garantía de que el presupuesto no se dispararía aún más en pleno rodaje. Verhoeven a medio camino entre la presión y un ataque de honestidad les dijo que él no podía asegurarles tal cosa y así comenzaron ciertas tiranteces que dieron al traste por completo con el proyecto. La cancelación del proyecto recibió el tiro de gracia cuando Carolco acabó en la bancarrota un año después debido al fracaso de La Isla de las Cabezas Cortadas. Una auténtica lástima lo de esta producción, porque realmente prometía ser algo muy muy grande.

10 – Ridley Scott, Russell Crowe, Nick Cave y ‘Gladiator 2’.
Y terminamos por todo lo alto. Con la última “gran” película que ha podido ser pero que no será jamás. Se trata de la secuela de ‘Gladiator’ la prestigiosa película de Ridley Scott gnadora de 5 Oscar y protagonizada por Russell Crowe. En los últimos años el interés por hacer una secuela de esta magnífica película ha estado sobrevolando Hollywood. Tanto es así que incluso hay hasta un guión realizado al respecto. Y claro, muchos dirán ¿una secuela? ¡pero si Máximo muere al final! No hay problema, Ridley Scott tiene en mente cómo traerle de vuelta. ¿Cómo? pues ahí entra el rocambolesco guión escrito por Nick Cave para esta futurible secuela. ¿Estáis preparados? Vais a alucinar.

La historia comienza con Maximus en el más allá, justo después de su muerte. Tras pasar por el purgatorio, es enviado de vuelta a la tierra por los Dioses romanos para que mate al Dios cristiano que se encuentra allí y que está ganando popularidad. Por su culpa, los Dioses romanos están muriendo. Maximus debe entonces volver a Roma y acabar tanto con Cristo como con sus seguidores si quiere reunirse con sus difuntos familiares: su hijo y su esposa.

El guionista y músico Nick Cave

Ojo al pedazo giro argumental que viene ahora, al más puro estilo tragedia griega. Resulta que ese Dios terrenal todopoderoso llamado Cristo no es otro que… su propio hijo. Nuestro protagonista ha sido engañado por los Dioses para matar a su hijo, al que termina uniéndose en una pelea épica entre romanos y cristianos. Con el don de la vida eterna otorgada por los Dioses, la película termina siguiendo al protagonista durante varias escenas de guerra a lo largo de la historia de la humanidad, repasando diferentes contextos históricos y bélicos, hasta llegar a la guerra de Vietnam. En todas ellas lucha Máximo.

La última sitúa a Máximo en la sala de guerras del Pentágono, entre ordenadores, en plena guerra moderna. Este es el guión que se tenía pensado para la secuela de Gladiator, sin palabras. Si creés que es falso por internet está el guión completo escrito por Nick Cave para que lo “disfrutéis”. Su título iba a ser Christ Killer (El asesino de Cristo).

Y con esta loca idea de secuela de una gran película terminamos este especial dedicado a rodajes mastodónticos, imposibles, locos y muchos de ellos muy apetecibles que nunca se llevaron a cabo. Un repaso a esa “Cara B” de Hollywood que espero os hay resultado curioso y divertido de leer.

[Total:0    Promedio:0/5]

Loren Lumiére López

Cinéfago desde que tengo uso de razón, Spielberg me demostró lo que era amar el cine desde muy pequeño. Me fascinan las bandas sonoras. Devorador de libros de terror, fantasía y ciencia ficción. Tolkien, Poe, Lovecraft y King mis referentes atemporales. También saco tiempo para mi otra pasión, los videojuegos. Aunque Nintendero de corazón, disfruto siempre de un buen juego sea de la compañía que sea. Eso sí, The Legend of Zelda es y será siempre "la saga".


Write a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.