Cazafantasmas: El hombre del espejo – Fandogamia

Cazafantasmas: El hombre del espejo – Fandogamia

No me voy a andar por las ramas y voy a ir de frente con vosotros, en lo que a esta reseña se refiere. Además, he preferido escribirla nada más cerrar el tomo, movido todavía por la satisfacción que me ha producido este Cazafantasmas: El hombre del espejo.

Creo que ya lo he comentado alguna vez, si no en estas reseñas al menos en alguno de los podcast de La Posada de Términa, y es que soy muy hijo de los años 80 del siglo pasado, década en la que se desarrolló mi infancia. Y todo ese revival que hemos experimentado hasta hace poco, para mí ha sido una gozada. Nuevas adaptaciones al cine (aunque precisamente la de Cazafantasmas haya sido una de las más flojas, y no digo más para no resultar hiriente), televisión… y a los cómics, como ocurre con esta obra que hoy os traigo, primer tomo publicado por Fandogamia dedicado a los cazadores de espectros más molones (a fecha de esta reseña, se han publicado además un segundo tomo y un crossover con las Tortugas Ninja, y no es broma).

 

Que voy a encontrar en Cazafantasmas: El hombre del espejo

Corre a cargo de Erik Burnham al guion, Dan Schoening al dibujo y Luis Antonio Delgado como colorista, y os puedo asegurar que ha sido un gustazo, porque ya desde el principio te das cuenta de que han sido respetuosos con el producto, conteniendo varias referencias a personajes y eventos de las dos películas clásicas, así que para los amantes como yo de los Cazafantasmas ochenteros, es todo un disfrute. Pero ojo, que incluso dedican algún guiño-pullita a la versión más clásica, aquella que apareciera en la serie de televisión del año 1975 (sí, la del gorila Tracy) y que tuvo su adaptación animada gracias a la misma compañía que produjo la primera serie, la mítica Filmation.

Sobra decir que han sido respetuosos con el material de las películas, también lo han sido con los personajes, y es que de nuevo nos volveremos a encontrar con el liante de Peter Venkman, Egon Spengler y sus inventos (conservando además ese humor mordaz que soltaba con cuentagotas), el experto en parapsicología Ray Stantz,  y el cuarto pero no menos importante miembro del grupo Winston Zeddemore, quien además tiene un papel más importante que el que ocupaba en las películas, a mi parecer. Y cómo no, ¡su secretaria Annie Potts!, así como cierto fantasma coñazo pero adorable. Si hasta tienen un guiño para los amantes de los Blues Brothers (por aquello de la participación de Dan Aykroyd en ambos productos)…

La historia comienza con un sueño de Ray, que podría ser premonitorio de algo muy gordo, o no, vete a saber. Pero si a ello le sumamos que los niveles de P.K.E. (siglas de energía psicoquinética en inglés) están alcanzando valores anormalmente altos en la ciudad… Ya os podéis imaginar que no es que a Ray le haya sentado mal la cena del día anterior.

Mi opinión sobre Cazafantasmas: El hombre del espejo


Con un guion ágil, un dibujo que encaja a la perfección con el tono de la historia, y una tarea de coloreado que da la talla con creces a la hora de representar ectoplasma, explosiones, etc., estamos ante un cómic que no va a defraudar a los seguidores de la saga, pero que también puede suponer un buen momento a aprovechar para captar nuevos adeptos.


[Total:0    Promedio:0/5]

Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.