‘Giant Days’ Volumen 1 de Allison – Treiman

Hoooola, niñas y niños de la Posada. Me siento tan jacarandoso, que en pocos días he preparado una nueva reseña, cuando la anterior aún no huele a naftalina siquiera, y aquí me tenéis de nuevo, y esta vez con algo que me ha cogido por sorpresa.

Ya sabéis que ahora se ha puesto de moda eso de “si quieres cambiar, debes salir de tu zona de confort…” con lo a gustito que estoy yo en mis zonas de confort, oiga. En el caso de los cómics, la mía era sin duda la del comic americano, más específicamente de superhéroes. Pero con el tiempo vas viendo que hay muchos más peces en el mar, y comienzas a leer europeo, le empiezas a dar a según qué cosas de manga, haces caso de las recomendaciones de lectores, youtubers, podcasters, y todos los “ers” que queráis.

Y hace unos meses ya me recomendaron este Giant days como si fuese una revolución. Ni tanto ni tan calvo, la verdad, pero sí que debo reconocer que en comparación con mis últimas lecturas, mucho más épicas, esto ha sido un soplo de aire fresco muy agradable.

Todos estamos acostumbrados a ver series de TV sobre chicos que llegan a la universidad, normalmente narrando sus vivencias de una manera que en ocasiones llega a dar vergüenza ajena. Cuando esto se hacía en el comic (algo poco habitual), podías echarte a temblar también.

Pero esta vez, los guiones de John Allison y el dibujo de Lissa Treiman (artista que ha trabajado en Disney, y eso se nota en este primer tomo, con un dibujo ágil, caricaturesco, expresivo a más no poder), creo que han dado en el clavo. Al fin y al cabo, a día de hoy ya no es para nada raro encontrar chicas recién entradas en la universidad, como las que aquí se presentan, que no están con el “jo, tía” en la boca a todas horas. Vaya tres joyitas, oiga, con personalidades bien definidas (eso facilita mucho encariñarte con ellas y seguir la historia con soltura), y que juntas darán mucho de sí.

Tres amigas, que se juntan tras sus primeras semanas en la universidad, empezando por Daisy Wooton, que se ha criado con su abuela, y que poco a poco pasa de ser una inocente jovencita, a atreverse a experimentar cosas nuevas, y a descubrir su sexualidad (y esto no es spoiler, porque al final de este tomo la chica sigue hecha un mar de dudas) con una naturalidad envidiable. Hasta los amantes del ASMR van a coger cariño a la chica, ya veréis.

Seguimos con Esther de Groot, una paliducha con toques góticos pero para nada un muermo o una “emo” (me refiero a esa parte más introvertida que siempre les ha definido, tirando de estereotipos, que nadie se me altere). Todo lo contrario, posiblemente sea la más loca de las tres, aunque también sea una verdadera drama queen. O eso es lo que piensa la tercera pata de esta simpar mesa.

Así llegamos a Susan Ptolemy, un silo humano de sentido común… así es como textualmente se define ella, vaya, porque ya en el primer número veremos cómo se las gasta la chica, al descubrir que alguien de su pasado reciente también ha entrado en la universidad.

En los cuatro primeros números de la colección, contenidos en este volumen publicado por Fandogamia, vamos a ver su primeros días en la universidad, cómo van a lidiar cada una de ellas con una epidemia de gripe que dará pie a momentos de lo más jocosos, sus peleas con cierto grupito de chicos que se dedican a “mangarla” en internet, y la celebración del 18º cumpleaños de Daisy.

Si queréis un comic divertido, desengrasante, de esos que apetece leer tranquilamente para desconectar, esto es una apuesta segura. Sólo le pongo un “pero”, y es que Lissa Treiman dejó la colección en el número 6, sustituyéndola Max Sarin en el dibujo, lo cual no es malo ni mucho menos. Pero el que avisa no es traidor, vaya.

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.