Leyendas de Andor

Leyendas de Andor

Fantasía épica, estrategia, leves tintes de roleo, generosas dosis de aventura, y un juego de mesa de fácil aprendizaje y larga duración, para entre una y cuatro personas. En resumen, hoy os traigo un breve análisis de Leyendas de Andor, de Devir. Ganador de diversos premios a juego del año por toda Europa, LdA nos presenta un reino en apuros al que salvar de enemigos surgidos de la espesura de los bosques, las profundidades de las montañas y de la densa niebla. Todos se dirigen a la capital, y únicamente un pequeño grupo de héroes, podrá defender el castillo ante semejante ataque. Mola, ¿a que sí? Solo que esa, es la punta del iceberg… Y tras defender el castillo, tocará adentrarse en los susodichos bosques en busca de artefactos antiguos de gran poder; Habrá que sumergirse en las entrañas de las minas de Andor, para conseguir grandes tesoros, y como buena historia de fantasía épica que es, finalmente nos enfrentaremos a un todopoderoso dragón. Y sí… todo en el mismo juego. ¿Empezamos?

Aventuras a contrarreloj

Leyendas de Andor nos propone un juego con altas dosis de narración, que honestamente, a mis ojos dan mucho dinamismo al conjunto, enseguida entenderéis por que. A lo largo de cinco episodios, aventuras, o leyendas, como queráis llamarlo; esta aventura cooperativa avanzará dando instrucciones constantes a los jugadores acerca de cambios en la trama, efectos en la jugabilidad, así como implementando y retirando mecánicas de juego. Las leyendas quedan en manos de uno de los jugadores, que hará las veces de narrador cuando el juego así lo marque. Así pues, la persona que se encargue de la narración, será quien dé los objetivos de la leyenda al equipo, e irá leyendo los eventos que marcarán el ritmo de la historia. El dinamismo del que hablaba antes viene dado por el orden de las leyendas. Como en cualquier narración, el juego mantiene un orden progresivo que va implementando las mecánicas de juego de una en una para que su aprendizaje sea más ágil y práctico para el jugador. Vamos, resumiendo, que se aplica a las mil maravillas lo de que “el movimiento se demuestra andando”.

Cada jugador interpretará a uno de los héroes, con sus propios estilos y mecánicas. Todos los jugadores tienen sus propios dados, los cuales, a excepción del mago que únicamente tiene uno, van añadiendo o quitando según la cantidad de puntos de voluntad, los cuales, además, también se pueden ir desgastando si no se superan sus tiradas correspondientes. Dicho esto, hay que saber que las acciones disponibles del jugador constan de un turno de siete pasos. Significa que pueden repartir siete acciones antes de acabar la ronda. ( Por ejemplo, gastando tres acciones, dejando que otro personaje haga su jugada, y luego gastar las cuatro restantes). Todas las acciones son siempre de movimiento. Ataques, recogida de objetos, empleo de artefactos mágicos… todo eso ocurre siempre al inicio del turno del jugador, y no al final del mismo. Una vez todos los jugadores han finalizado la ronda completa, los villanos se mueven, siguiendo las pautas del propio tablero. Un tablero enorme, cargado de detalle, y a doble cara, con un segundo escenario en el interior de las cavernas de las montañas del este… que es una delicia para aquellos que les gustan las aventuras que ni caben en la mesa. Y ya está. ¡Cumplidos los primeros objetivos, ya sabremos jugar!

Superada la primera leyenda, no obstante, es el propio juego quien asume lo dicho… que ya sabes jugar. Por lo que su dificultad se dispara exponencialmente. El ritmo de la narración se acelera, y los enemigos se multiplican a marchas forzadas, por lo que es muy difícil mantener a todas las criaturas a raya, y cumplir los objetivos en el tiempo que te marca la narración. Lo que requiere de una buena dosis de estrategia en equipo. Cosa que recomiendo a todos los jugadores hablar previamente antes de empezar. Si bien, mis juegos de mesa favoritos, son aquellos que desdeñan la competitividad “activa” de enfrentarse al resto de los presentes alrededor de la mesa, en pos de una colaboración para vencer al propio juego; generalmente, el problema que tienen los juegos cooperativos suele radicar siempre en el mismo problema: que a la larga siempre uno de los jugadores comienza a hacer de líder, y el resto se limitan a tirar los dados cuando les toca su turno. Por favor, mantened esa clase de comportamiento alejado del tablero, y se disfrutará infinitamente más.

Queja hecha (Que me desvío de lo que estaba hablando), en total el juego consta de cinco episodios, más una tirada de tarjetas en blanco para que, si tienes ganas, e imaginación, rellenes tú mism@ con una leyenda adicional de tu propio puño y letra. Una magnífica idea, que sumada a la web que Devir subió con leyendas adicionales, y a la propia comunidad fandom, ha hecho que este juego tenga una longevidad muchísimo más amplia. Y podéis creerme cuando os digo, que el que busca encuentra. A poco que reviséis en las redes, encontraréis campañas de lo más variopinto.

Otra cosilla que me habría agradado también, habría sido contar con las miniaturas de, tanto héroes, como villanos. Algo que, si bien no es más que una queja de carácter estético, habrían hecho tocar la excelencia a este título. No obstante, las piezas de cartón con su correspondiente peana, están bien hechas e ilustradas, por no mencionar el que los héroes disfrutan de dos ilustraciones diferentes… para ellos, y para ellas. Todas las ilustraciones corren a cargo de Michael Menzel, el propio creador del juego, y que, por lo que he estado viendo antes de ponerme a escribir, el hombre es un peso pesado en la industria, no como creador de juegos, si no precisamente como ilustrador de los mismos. Por lo que tampoco me quejaré. Especialmente a sabiendas de que el precio de esta maravilla de juego no llega a los cuarenta euros, cuando muchos otros juegos de menor calidad, y peor puesta en escena, pueden llegar a superar (a veces, ampliamente) los ochenta.

Y poco mas que añadir, la verdad. Solamente que el título goza de dos expansiones tituladas “Viaje al norte” y “La última esperanza”, a las cuales no he tenido el gusto de jugar… aún. Es un fallo que tengo que subsanar en cuanto pueda. Y ya está, espero que esta recomendación os haya gustado, ¡y nos vemos pronto con más recomendaciones!

[Total:1    Promedio:3/5]

Jon Bobis

Datos breves... datos breves... ¡De acuerdo! Soy el de los juegos de mesa y las rarezas. Ya sabéis, esos videojuegos indies que no reconocen ni sus creadores. Esos juegos de mesa que aunque descatalogados ,un servidor sigue dándoles uso. Esos juegos de rol de papel y lápiz, que aunque reconocidos por la comunidad, no los conoce ni el tato... De todo eso, el que veis que escribe es un servidor. Y de mí... ¿Pues qué voy a decir, cosas malas? Eso se lo dejo a los demás. Yo sólo remarco mi increíble atractivo... a la vista está en mi foto de perfil, ¿No? ,:D


Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.