Los crímenes de Fjällbacka

Los crímenes de Fjällbacka

Recomendación escrita por Fátima P.

Hace algunos años, regalé a mi marido un libro titulado “Los gritos del pasado”. No le hizo especial ilusión en principio. De hecho, dejó la novela aparcada, para leerse alguna otra cosa más relacionada con la literatura fantástica. Por aquella época le acababa de dar la fiebre de George R.R. Martin y sus carísimas historias de Poniente. De modo que me propuse darle yo misma una oportunidad cuando me acabase lo que tenía a medias… Y de hecho, lo cierto es que ni recuerdo lo que tenía a medias en aquél momento. “Los gritos del pasado” me atrapó. Su construcción de personajes, su trama, su recurso narrativo en dos tiempos, su modo de envolver los sucesos del pequeño municipio de Fjällbacka, y forma coral de dar protagonismo a todos los personajes, hizo que automáticamente me quedase entusiasmada con el resultado de esa novela.

Ni que decir tiene, que en cuanto supe que aquella era la segunda novela de la autora sueca Camilla Läckberg, lo primero que hice fue buscar la primera parte hasta debajo de las piedras. No solo hubo suerte, si no que descubrí que era recientemente una de las autoras de novela negra más leídas de España, y sus libros se vendían como churros (¡Que suerte la mía!). De modo que desde aquél entonces, soy fan acérrima de la saga “Los crímenes de Fjällbacka

¿Y de qué van estos libros?

Pues todo comienza en 2002. “La princesa de hielo” arranca con Erica Falck, biógrafa con ambiciones de escribir algún día su propia novela, la cual va durante el invierno a la pequeña localidad, para comprobar que su casa no sufre los efectos de las típicas heladas del norte de Europa en puertas, ventanas, y calderas, cuando descubre en casa de los vecinos el cuerpo de una antigua amiga de su juventud, muerta, en la bañera con el agua congelada. De ahí el título. A medida que la investigación avanza, Erica se adentra cada vez más en la vida de su vieja amiga, descubriendo que los años la han separado mucho de la joven que conocía. A su vez, el otro protagonista, Patrick Hedström, un policía local, sigue una línea de investigación en paralelo que poco a poco llevará a ambos personajes a compartir notas ( y algo más… jejeje) que les llevarán a la resolución del caso.

Lo cierto es que no fue mi favorito. “Los gritos del pasado” , siendo un libro que salía a la sombra de la princesa del hielo, me pareció mucho más redondo. Puede que fuera por su trama, de rivalidades entre familias del pueblo, sumado a crímenes de temática religiosa, relacionados a su vez con otros crímenes similares ocurridos treinta años atrás, lo que me llamó mucho más la atención. Además la inclusión del resto de los agentes de la comisaría de Fjällbacka en el dramatis personae hizo que, como lectora, empatizara mucho más con los protagonistas, dándoles una imagen mucho más cercana de los mismos.

Hay que decir que los personajes, pese a ser muchos en cada libro, no lastran el ritmo de la lectura, pues la evolución de cada uno hace que se formen como conocidos, o gente cercana, y hacen que tengas la certeza de que sea cual sea el caso que los arrastrará a sus dramas personales, siempre serán ellos mismos. Algunos superándose ante las adversidades, y otros haciendo una bajada a los infiernos. Los siguientes libros “Las hijas del frío” y “crimen en directo”, son buena muestra de ello. Presentan casos en los que menores de edad tienen importancia garrafal, coincidiendo con el nacimiento de hijos de algunos de los personajes principales, por lo que muchos de los valores de cada uno de los personajes (tanto principales como secundarios) se verán puestos a prueba a niveles nunca vistos. Y como apunte, teniendo además en “Las hijas del frío” una de las tramas pasadas que, personalmente, es la que está mejor hilvanada.

Pese a que la estructura de las novelas siempre sigue el mismo patrón, en el sentido de una historia contada en dos tiempos diferentes sin conexión aparente, la formula, milagrosamente no se desgasta. El contar siempre la historia del mismo modo, de hecho, ha acabado por crear la marca de la autora, pero es a partir del quinto libro, cuando los personajes se vuelven casi los detonantes de los casos, en vez de ser únicamente los descubridores de su resolución. Familiares estrechamente ligados al nazismo, problemas de salud que afectan a las condiciones laborales, ataques directos contra la integridad física de los protagonistas, y dramas personales, comienzan a acaparar las páginas de los libros a partir de “Las huellas imborrables” en adelante. Pero ello no va en detrimento de la calidad de las novelas. Sencillamente, vuelca la atención del lector, que poco a poco ha ido haciendo amigo del elenco de sus obras, sobre ellos mismos, lo que es tan orgánico como la propia evolución de cada personaje.

Espero que aquellos que no hayan tocado nunca los crimenes de Fjallbacka, le den una oportunidad a esta obra, y que los que sí que la hayan leído, pues simplemente hayan disfrutado de esta pequeña recomendación. ¡¡Un saludo!!

Fátima.

[Total:1    Promedio:5/5]

Write a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.