Slam! (Fandogamia) Pamela Ribon – Veronica Fish

Slam! (Fandogamia) Pamela Ribon – Veronica Fish

Hola niñas y niños de la Posada, que ya pensabais que os ibais a librar de mí. Pues nada, ni por estas, porque los dueños del negocio me han pedido que deje de hacer el zángano y hala, vuelta la burra al trigo, o lo que es lo mismo, a escribir otra reseña. En esta ocasión, SLAM!

Haz click en la imagen para descargar una muestra

Y esta vez no me han dejado escribir nada de Marvel, que es lo que este cuerpo rumboso me pide, no… me vuelven a sacar de mi zona de confort, como ya pasara hace unos meses, y además para tocar un cómic publicado por la editorial Fandogamia, como ya ocurrió con el primer volumen de Giant Days, allá por septiembre u octubre del año pasado.

Hay que reconocer que Fandogamia ha ido haciéndose con un hueco en el mercado comiquero español, a la chita callando. Aún recuerdo cuando hace unos años pude leer cosas tan diversas como Campamento turbulento(un ejercicio de tiras cómicas muy desmadrado pero muy divertido), Holy Knight (un soft-hentai que me sorprendió muy gratamente porque no soy ningún experto en los diferentes subgéneros del manga, pero resultó interesante a la par que un ejercicio de “ruchismo”, como dirían los amigos de Luces en el Horizonte) y alguna cosilla más como Tractor Who (aquello sí que reconozco que no supe muy bien por dónde cogerlo, porque era una parodia de Doctor Who, aunque muy salida de madre). Pero es que con el paso del tiempo se han hecho incluso con licencias tan llamativas como la reciente adaptación al cómic de Cazafantasmas (con los personajes clásicos de siempre), o la mencionada Giant Days.

El caso es que recientemente se ha publicado un tomo, que contiene los cuatro números publicados hasta ahora de la serie Slam! (hace un tiempo leí que se iba a publicar en los USA una nueva serie limitada, con dibujante diferente, pero le he perdido un poco la pista), y es el cómic que aquí os reseño esta vez.

La obra, publicada en los USA por Boom! Studios, está escrita por Pamela Ribon (que ha trabajado sin ir más lejos en Vaiana, o en la segunda parte de ¡Rompe Ralph!), dibujada por Veronica Fish (dibujante de algunos de los nuevos cómics de Archie), y cuenta con el color de Brittany Peer y Laura Langston.

SLAM! se centra en las vivencias de dos amigas, que se conocen casi al mismo tiempo que se introducen en el mundo del Roller Derby, un deporte que en nuestro país no es que sea muy conocido, y que aúna características del patinaje… y del rugby, fundamentalmente. Es inevitable que con estas referencias se nos vengan a la cabeza películas como Rollerball, pero sin bolas de acero ni motocicletas, vaya. Y la verdad es que ya desde el principio se nota que la guionista conoce y practica el deporte, porque no se corta desde su inicio en plantearnos toda la jerga posible de este juego, como si fuéramos expertos… y en mi caso la verdad es que ni de lejos. Sí que es cierto que el cómic es muy ágil, y pasadas las primeras dudas te dejas llevar, asumiendo todo lo que te van a contar, mientras piensas, eso sí, que en algún momento tendrás que dejar la lectura de la obra para ver un par de vídeos en youtube que te expliquen un poco las reglas… y para disfrutarlo, por qué no decirlo, porque sí que es cierto que a priori parece interesante.

De todos modos, no hay que preocuparse, porque al final de este SLAM! se incluye un breve glosario de términos relacionados con el Roller Derby, así como en el cuarto y último número del tomo, a través de un personaje se contarán brevemente las reglas del deporte.

La verdad es que las sensaciones que me ha dejado su lectura son similares a las que viví cuando leí Giant Days. De nuevo las protagonistas principales son chicas, de nuevo tenemos un dibujo que está realmente bien, y una vez más experimentas esa sensación de estar leyendo… cómo os diría yo, un cómic “cuqui”. Sí, quizás esa sea la mejor forma de definirlo, como además confirman las chicas de Fan Grrrl en la contraportada del tomo. Sí que es cierto que eso no lo convierte en un comic “ñoño” ni aburrido, porque vemos que estas chicas, tanto las dos protagonistas principales como el resto de reparto que las rodea, no se quedan cortas a la hora de “repartir cera” si hace falta, dentro de la pista

A todo ello hay que sumar sus experiencias fuera de la pista, aunque ahí está el principal “pero” de la obra, y es que todo sucede muy deprisa en estos cuatro números. Sí que es cierto que esta agilidad hace que ya desde un inicio puedas saber quiénes son las dos chicas, y de un plumazo te sitúan en lo que a su pasado se refiere, con dos páginas que utilizan (una por cada chica), elementos visuales que ayudan en ese sentido, a hacerte una primera idea de quiénes son y de cómo podrán comportarse. Pero aún así, al cabo de los cuatro números te queda esa sensación de “quiero saber más de ellas, quiero que me cuentes más cosas de lo que ocurre fuera de la pista”. Tal vez la autora lo haya hecho así de forma deliberada, ya que como comentaba anteriormente, ella practica este deporte, por otra parte desconocido para muchos de los lectores.

En cualquier caso, también es bueno que te deje con ganas de más, que los personajes calen mínimamente como para esperar que algún día salga alguna nueva historia sobre ellas.

Así que, lo dicho: si queréis algo que se salga de las lecturas habituales de superhéroes, explosiones, cómic europeo trascendente, etc., SLAM! es una buena opción para desconectar. Ya desde la misma portada nos transmiten una sensación de que lo que vamos a leer es algo diferente, y eso se mantiene en sus páginas anteriores.

¡Un saludo!

[Total:0    Promedio:0/5]

Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.