The Terror: Una historia real producida por AMC

The Terror: Una historia real producida por AMC

Ahora mismo y probablemente por mucho tiempo, tenemos en la palestra televisiva una de las mejores series de época que he tenido el placer de vislumbrar recientemente. De lleno en la Inglaterra victoriana y el poderío del imperio británico AMC nos rescata, en base a las ultimas expediciones del buque de investigación de la “Artic Research Foundation” en 2016, un misterio que atenazó a la marina británica durante más de un siglo.


Ciarán Hinds como el Lord Almirante John Franklin

The Terror nos narra las aventuras del Lord Almirante John Franklin y del capitán Francis Crozier con sus dos respectivos buques de exploración ártica. El HMS Erebus (que el comandaba Franklin) y el HMS Terror (Que comandaba Crozier) que fueron a título póstumo nombrados los “descubridores del paso del noroeste” aún habiéndose perdido para siempre en esta hazaña tan impresionante para la época en la que nos relatan la historia.

La serie de The Terror tiene todos los alicientes para ser devorada como una novela de Jack London. Las penurias en las exploraciones del ártico. El hambre, la superstición y la fuerza de la naturaleza están patentes en toda la trama sacando lo mejor y lo peor del ser humano. Hay ciertas frases y ciertos comportamientos que rescato como verídicos porque Jack London, marinero y expedicionario del Ártico antes de su etapa de escritor, también las relata en sus libros. De hecho, la manufactura y la calidad de la fotografía y vestuario esta tan lograda que para mi esta serie ha sido todo un descubrimiento que me ha dejado un sabor de boca muy favorable.

¿Qué voy a encontrar en The Terror?

La serie per se está basada en la novela homónima escrita por Dan Simmons. Nos presenta una historia ficción como ya hizo en su día Harry Thompson con su “Hacia los confines del mundo”. Solo que en esta ocasión, en vez de “dramatizar” la expedición a tierras de fuego del almirante Fitzroy y el geólogo y teólogo Charles Darwin, mezclando realidad y ficción. En esta ocasión Dan Simmons nos presenta una historia real con tintes sobrenaturales sobre un suceso que ha permanecido como un misterio hasta el año 2016 (171 años después del inicio de su empresa).

La serie nos cuenta lo ocurrido durante “La expedición perdida de Franklin” que tiene ese nombre en honor a su Almirante y líder de la misma, John Franklin, caracterizado por un brillante Ciarán Hinds, que es más reconocido por interpretar a Mance Ryder en la serie Juego de tronos y desconocido en su papel de Steppenwolf en “la liga de la justicia”. (También interpretó a Albeforth Dumbledore en las reliquias de la muerte o en la célebre Excalibur donde inició su debut). Aunque por motivos que conoceréis los que hayáis visto The Terror o los que conozcáis la historia de “La expedición perdida de Franklin) su fuerza interpretativa pasa a segundo plano en parte gracias a la también brillante interpretación del ya Archiconocido Jared Harris y su papel como segundo al mando.


Jared Harris como Capitán Francis Crozier

El papel de Jared Harris como Capitán Francis Crozier, irlandés de nacimiento y sin opciones de ascender más debido a su posición “no británica”, es más que sobresaliente. A Harris lo podemos ver en otras series de gran calado como Fringe, Mad menThe expanse (en el papel secundario/principal de Anderson Dawes) o en Sherlock Holmes compartiendo cámara con el sobre explotado Robert Downey Jr en “Juego de sombras”.

La parte histórica de la serie es tan fiel como los más de 100 años de expedición para conocer el paradero de los barcos han permitido que lo sea. Ya que las especulaciones sobre los sucesos acaecidos a la tripulación siguen siendo un misterio a día de hoy y solo podemos especular en base a las exhumaciones de los restos humanos que se han ido encontrando a lo largo de la isla del rey Guillermo y a los relatos de los Innuit que iban guiando a los “rescatadores” durante los periplos británicos.


El papel que se deja firmado en un montículo de piedras durante la trama es verídico y se encontró justo en un lugar similar casi 20 años después.


 


Históricamente esta serie es una maravilla. Casi todo lo que se relata es verídico históricamente con la única excepción del papel “sobrenatural” que nada tiene de cierto siendo un recurso de la novela de Dan Simmons. Pero el proceso de recreación de The Terror esta tan bien hecho, que el “recurso sobrenatural” pasa a segundo plano y a veces a tercero.

Desde las muertes iniciales a las que van sucediendo y las investigaciones de los médicos de a bordo, te van explicando poco a poco un misterio que estuvo 100 años y muchos millones de libras oculto de los libros de historia hasta 2016 que se pudo cerrar el círculo.

Históricamente, no es un secreto que nadie sobrevive a la expedición. En parte, porque te lo dicen en el capítulo piloto y en parte porque es bien sabido que esta aventura ocurrió y fue muy sonado el descubrimiento del naufragio del “HSM Terror” al sur de las islas del rey Guillermo durante el verano/otoño de 2016 cerrando un misterio a lo “triángulo de las bermudas” que mostró la incompetencia del almirantazgo británico de la época y los errores de envasado de la comida en este tipo de expediciones a lo largo de la revolución industrial, que hicieron que hoy por hoy nuestras conservas aguanten varios años sin ser “caducas” y una fuente de nutritiva proteína en caso de “apocalipsis zombie”.

La expedición perdida de Franklin

La expedición perdida de franklin fue una misión verídica del siglo XIX destinada a encontrar el paso del noroeste que permitiera el comercio asiático sin tener que dar la vuelta por el dichoso y peligroso cuerno de África o por el sur caribeño ambos desbordados de piratería y de imperios rivales. La principal intención era encontrarlo, colonizarlo y “monopolizarlo” para el gran imperio británico de la época. Y aunque no consta como tal, se rumorea que lo consiguieron.

Lo que se conoce a día de hoy, es que el inicio de la revolución industrial, el plomo, las enfermedades contagiosas y una muy mala previsión del almirantazgo hicieron que los barcos “Erebus” y “The Terror” quedasen varados en el frío ártico durante más de dos años, mientras los víveres contaminados se iban cobrando las vidas de los tripulantes de ambos barcos. Motines, probablemente las expediciones longevas que más adelante se descubrirían por las tumbas o los restos de los campamentos que iban dejando atrás, fueron mermando a la expedición hasta que un día desaparecieron sin dejar rastro.

Hoy sabemos que las conservas que el Erebus y The terror tenían en sus bodegas, aprovisionadas para al menos tres o cuatro años eran una bomba de relojería. Los primeros envases de estas conservas iban selladas con plomo haciendo que la comida que ellas contenían se contaminara y haciendo que durante los años que duró la expedición se fueran contaminando todos uno a uno sin remedio. Hay que recordar que entre las graves consecuencias en la salud por exposición al plomo se encuentra el coma, además de provocar graves daños en el sistema nervioso y el cerebro. Son completamente irreversibles y mortales en la mayoría de los casos.

No se sabe a ciencia cierta si los tripulantes de la expedición llegaron a enterarse de este hecho, aunque los investigadores, debido a los síntomas de los cadáveres exhumados, pudieron llegar a la conclusión de que los médicos de a bordo pudieron llegar a enterarse del problema más acuciante, y por esa razón encontraron pruebas que indicaban “haber practicado canibalismo” en algún momento de la misma. También se encontraron varios cuerpos con enfermedades tuberculosas graves y accidentes ocasionados por armas de fuego. Entre otras muchas lindezas.

Podemos decir que La expedición perdida de Franklin no fue “un viaje tranquilo por un camino de baldosas amarillas” ya que los hallazgos que se fueron encontrando años después, fueron detallando que fueron cayendo como moscas en parte, por las conservas de su propia despensa. Y no fue hasta el año 2016 que se encontraron lo que hasta la fecha había sido un completo misterio. El naufragio del Erebus y del The Terror, a varias millas náuticas al sur de la Isla del Rey Guillermo, a escasas millas de su destino original, cerrando un episodio tan macabro como lo fue “CROATOAN” para la marina británica.


Como anécdota final, decir que este caso fue tan sonado, que el propio Dickens hizo una opereta sobre “la expedición perdida de Franklin” y recaudó fondos para su búsqueda varios años después de que la expedición se diera por perdida.


¿La serie se parece algo a la historia original?

Rotundamente Si. La historia te relata todos los problemas que los investigadores han ido descubriendo a lo largo del periplo de esta historia que empieza en el siglo 19 y termina en el siglo 21. De forma compacta e introduciendo con sentido común una historia ficticia de índole fantástico, tenemos un guion bien narrado con un buen reparto y grandes actuaciones que te van transportar a la época que nos están contando. Un vestuario y una jerarquía completamente reales y una dotación marina acorde con las de la época.

The terror es una serie que merece la pena por la crudeza, la sensatez y la magistral forma de contarnos una verídica y triste historia que ha sido desconocida para el gran público hasta hace relativamente poco. A lo Jack London, comiéndose el cuero de las botas y delirando a causa del hambre, terminarás por amarla u odiarla a partes iguales.

Sin lugar a dudas, una buena elección para una maratón de fin de semana.

Haz click en la imagen para ver el trailer de la serie

Recordad que soy Arpista y que vengo en son de paz.

[Total:3    Promedio:5/5]

David Arpista

He rescatado a la princesa de las garras de Ganondorf. He combatido a Sephirot en el gran crater del norte. He navegado con Guybrush a bordo del barco de LeChuck para combatir los malvados planes del terrorífico tentáculo purpura. Descansé en Ventormenta antes de viajar hasta La Ciudadela, donde un Comandante Shepard me acepto como tripulación de la Normandia, para así evitar que El Soberano consumiera la tierra y vencimos. La reconstrucción fue tediosa, pero había suficiente madera, oro y piedra para edificar y gracias a ello instauramos un nuevo imperio conocido como Cyrodiil, donde los Arpistas me enseñaron la realidad de mi linaje. Soy un hijo de Bhaal, Y mi destino es eliminar a Khorne del espacio disforme. Yo soy Arpista y vengo en son de paz.


Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.